How to feign neoteny: an instruction manual for women

0ee7f25b8231710d5dc7a95d78b7cfb1--marilyn-monroe

The following instruction video from the Fascinating Womanhood Movement teaches women how to feign neoteny to get their own way with husbands. (1.37 to 2.33):

The practice is elaborated in greater depth in the 1965 volume Fascinating Womanhood which gives instruction for women in feigning “childlikeness.” Click on the link below to read an excerpt:

Childlekeness teaching for women

Cosechando la Mirada Masculina

Rape-model-Pixabay-1

Todos sabemos sobre la mirada masculina y la resultante sexualización del cuerpo femenino. La acusación estándar es que nosotros los hombres estamos escaneando nuestro ambiente por mujeres pasivas para pervertir, un acto que reduce a las mujeres de seres humanos complejos a simples objetos sexuales para nuestro placer. La siguiente definición del Diccionario de Referencias de Oxford representa la visión usual de que la mirada masculina, o al menos la que promueven activamente las feministas:

Mirada Masculina

1. Una manea de tratar a los cuerpos de las mujeres para ser observados, lo cual es asociado por feministas con la masculinidad hegemónica, en la vida diaria en cada interacción social y en relación con su representación visual en los medios: [vea también cosificación].

Lo que se destaca de estas definiciones de la mirada masculina es la agencia de los hombres: los hombres “tratan” a los cuerpos de las mujeres, “observan”, los cuerpos de las mujeres, y instauran “heremonía” sobre los cuerpos de las mujeres – una cosa impensable que le quita a las mujeres agencia de acuerdo a la crítica de cine feminista que creó la expresión “la mirada masculina”1

Pero de ser así, las mujeres siempre son las víctimas pasivas de las miradas violadoras, ¿o están jugando una parte en  provocar a esas miradas en los hombres? ¿Podría ser que ellas son agentes provocadoras en un juego que inician y en gran medida controlan? Yo creo que la mayoría de la gente, al menos aquellos que no viven en negación, saben la respuesta a esa pregunta es un gran si.

Las horas y años gastados probándose ropas diferentes, y ensallando posturas o gestos de las manos en frente de un espejo – tocándose la cara, poniéndolas en sus caderas o en sus labios o ligeramente arriba de sus senos; o practicando gestos faciales – las sonrisas, los labios apretados, inclinar la cabeza, tocarse el pelo y las miradas, todo diseñado para cosechar la mirada de blancos hombres quienes no sospechan nada.

¿Podría ser que a través de un repertorio altamente cultivado de gestos y poses de mujeres poseen una agencia enorme y que los hombres sirven como blancos pasivos con poca agencia aparte de reacciones sin procesar?

Ya sea el caso de que primero necesitamos deshacernos del mito de que las mujeres son víctimas de este juego tan viejo, para lo cual voy a dar unas técnicas para cosechar la mirada masculina empleadas por las mujeres, una lista que puede fácilmente ser expandida al añadir sus propias observaciones sobre trucos de cosecha.

A continuación aquí hay algunas técnicas que las mujeres habitualmente usan para cosechar una reacción en movimiento, cada una envuelve a una mujer actuando y a veces agresivamente al ponerse en el rango de tus sentidos:

Giro y Giro

La mejor forma de describir esto es un giro del cuerpo en forma gentil de lado a lado, con frecuencia con las manos juntas en frente, para dar una imagen de exuberancia infantil como niñas pequeñas. A pesar de que esto parece ser un comportamiento apropiado para niñas de cinco años, el giro y giro no es algo para cosechar la mirada femenina – ella emplea esto para interrumpir el campo de la mirada masculina con un movimiento repentino, un gesto suficiente para ganar su atención y le permiten “escanear” su cuerpo.

El Bloqueo

Esto sucede cuando eres el blanco de una mujer quien quiere que tú te tomes tu tiempo para absorber su presencia. Ella va a pararse en una puerta, en medio del camino, o en un pasillo en una tienda a veces alludad por un carrito de compra el cual ella deja puesto estratégicamente en el pasillo. Si se hace bien, esto te fuerza a interactuar: “Disculpe yo moveré su carrito de modo que yo pueda pasar,” para lo cual ella responde “Oh, lo lamento,” mientras te muestra sus partes más atractivas – su vestido favorito, su cabello bien lavado, o la sonrisa por la cual ella fue famosa en el colegio.

El Asalto de Color

La práctica de usar colores que atraen la mirada es una técnica favorita, con el mensaje inequívoco de ¡VAS A MIRARME! Se fueron los colores pastel del año pasado, y entran los colores llamativos y directos diseñados para atraer la atención quien entra en el cuarto o cuando camina por la calle. Y no es sólo la ropa – la práctica se extiende al color del pelo, sombrero, , chal y bufanda se han vuelto igualmente llamativas, con las usuarias conformándose con nada menos que molestar a todos los ojos en el sector.

La Exclamación

La exclamación es usada en el momento en el cual en que un blanco masculino llega al alcance de su oído, y con frecuencia se usa en la forma de una pequeña muestra de sorpresa; “¡Oh, casi me desmallo!” declara una mujer al aire, o “Dios mío hoy hace calor” con la esperanza de que un total desconocido empiece a mirar en la dirección de la voz y, con suerte, siga con la conversación.

La exclamación también puede aparecer como un hablar en voz baja sobre algo en el momento preciso. Esta es una técnica favorita  y es normalmente usada en la forma de una pregunta o una declaración que necesite una respuesta, tal como cuando ella está cerca de la oreja del hombre correcto en un pasillo de una tienda y con frustración murmulla supuestamente para ella, “No puedo encontrar la lata de espagueti, ¿las habrán cambiado de lugar?” o “¡Espero que hoy tengan pan fresco!” de modo que el hombre que pasa por ahí escuche y se sienta motivado a responder.

Caminata de Mírame:

Caminar hermosamente, proyectando una imagen de autosuficiencia con una mirada de yo-no-necesito-un-hombre, la caminante ha dominado el arte de aparentar estar desinteresada en la atención de los demás, mientras hace una demostración física de brazos que se columpian, tacones que suenan fuerte, una vestimenta que atrae la atención y un mentón-en-el-aire que hace que los hombres la miren una segunda vez. Esta rutina generalmente hecha en un distrito de negocios donde ella asiduamente escanea las ventanas de las tiendas para capturar todas las miradas masculinas reflejadas que su caminata empoderada sueña capturar. Su habilidad para usar las ventanas de las tiendas para mirarse a si misma y las caras reflejadas de aquellos que la miran se ha convertido en un arte que le permite mirar a los costados y no caerse cuando tiene poca atención en el camino.

El Incremento de Volumen

Esta técnica cosechadora de mirada sucede cuando estás caminando hacia una mujer que sucede ser una de las chicas quienes desean que tu mirada se dirija a ellas como un láser de un rifle de francotirador, ella de repente sube el volumen de la conversación que está teniendo, o se ríe muy muy fuerte, con frecuencia causando la sorpresa de su amiga quien no ha visto el propósito de esto. Tan ridículo como esto aparente ser a su amiga, ella sin embargo ha tenido éxito en atraer esos ojos de miradas sucias incluso si un tipo que está simplemente caminando se sintió atraído hacia el ruido repentino.

El Accesorio

Las mujeres utilizan accesorios para llamar la atención – un perro, un bolso, un niño o lo que sea que esté a la mano. El bolso se puede balancear o revisarlo en forma tal que capture la atención de la persona más ciega en la habitación. De la misma forma, los niños pueden ser, consentidos o castigados justo cuando un hombre camina cerca, en ese momento la madre dice “Que ese hombre tan lindo no te vea comiendo dulces” o “No te pongas en el camino de ese hombre tan lindo o te vas a lastimar.”

Algunas mujeres declaran que la mejor forma de conocer a un hombre es comprar un perro y llevarlo a una caminata, donde vas a conocer a un hombre guapo ya quien está paseando a su perro o tal vez está caminando sólo. Si se hace bien, ella sabe que su perro va a seguir la tentación irresistible de interactuar con el perro del hombre, y tiene el bono que las correas podrían enredarse. En esta escena ella gana los ojos de él, y con suerte su conversación… ¿Se van a casar?

Gesticulando

Las mujeres son particularmente adeptas en usar movimientos físicos para ganar la mirada masculina. Los muchos movimientos y las posturas de los brazos, la mano puesta en el lugar estratégico del pecho, del muslo, del estómago y las puntas de los dedos extendidas para tocar varias partes del cuerpo o de la cara – el mentón, los labios, el escote. O consideren peinar, mover, o hacer rulos con el pelo, y los movimientos delicados, las miradas de los ojos, todo diseñado para forzar una interacción por parte del cosechado.

El Inclinarse

Lo que Sheryl Sandberg no ha admitido es que las mujeres se han estado inclinando durante milenios – con su escote. Ellas hacen esto por las mismas razones por las que Sandberg declara – para obtener un aumento de sueldo, una promoción, más dinero, estatus y matrimonio. Tal vez lo que Sandberg entiende inconscientemente al usar esa expresión-inclinarse – el viejo truco de mostrarle los senos. ¿A qué otra cosa se refiere con “inclinarse”?

Sin embargo, no sólo sucede en la reunión de trabajo o en la entrevista de contratación con el oficial de Recursos Humanos. Igualmente sucede en el bar, en el gimnasio, en el concierto y en el Mall, lugares donde las mujeres puden obtener in aumento sin siquiera pedir uno, al menos no pedirlo en forma verbal. Todo lo que tiene que hacer es inclinarse para obtener la atención que ella quiere.

____________

¿Notaste algo sobre estas técnicas? Son las mismas usadas por quienes trabajan en ventas, como las que usan los que venden productos en un Mall, quienes rebotan en una cama rebotadora, giran una pluma o bailan mientras el comprador inocente en su dirección sólo para ser asaltado por un show de colores y movimiento. Pero en lugar de vender un producto, la mujer que cosecha la mirada quiere que tú la desvistas con tu mirada, una señal de que las técnicas tienen poder sobre tí para que ella pueda obtener ganancias narcisistas o materiales.

La próxima vez que te encuentres en esa situación, intenta agarrar un poco de agencia verdadera para mirar hacia otro lado de la cosechadora y disfruta de la comedia ya que ella se enfurece de que tú te rehúses y ella va a intentar salvar su esfuerzo fallido con más fuerza, velocidad, y en una forma más obstruyente.

Verás, la verdadera falta de agencia aparece cuando los sentidos de un hombre son violado por una llegada de estímulos sensoriales, un bombardeo que llega de los planes egoístas de alguien sobre lo que tú deberías estar mirando.

Referencias:

[1] Laura Mulvey is credited with coining the phrase ‘The Male Gaze’ in her 1975 article Visual pleasure and narrative cinema.

https://www.avoiceformen.com/sexual-politics/m-g-t-o-w/harvesting-the-male-gaze/

 

¿Qué Le Pasó a la Caballerosidad?

Chivalry-romance-creative-commons-pic

Tengo una alerta de Google para la palabra caballerosidad, y no pasa un día en que no reciba varios artículos sobre ese tópico. Estos artículos aparecen ligeramente sesgados hacia el tema de “la caballerosidad está muerta en los hombres”, seguidos de un número razonable de otros que dicen que “la caballerosidad está viva y bien” – los últimos son porque hay algún hombre, en alguna parte, arriesgó su vida, sus extremidades o dinero para servir al bienestar inmediato de una mujer.

Estén seguros de que la caballerosidad mostrada por hombres individuales está en declive, y las mujeres, los hombres el gobierno y los medios de prensa denuncia esta devolución con una sola voz: Los hombres se están convirtiendo en cerdos egoístas. los MRAs y los MGTOW elijen sumariarlo en forma diferente: los hombres están cansados de ser explotados y han elegido remover el desinterés innecesario.

La caballerosidad está documentada en manuales de etiqueta de siglos pasados explicando cómo un hombre debe sacarse su sombrero en presencia de una mujer, tomar su mano, abrir puertas, comprarle regalos y ayudarla en una multitud de formas. El mensaje es que estos gestos de deferencia a la superioridad de las mujeres:

“Si ves a una dama a quien no conozcas, que esté sin atención y quien desee la ayuda de un hombre, ofrécele tus servicios inmediatamente. Hazlo con gran cortesía, quitándote su sombrero y suplicando por el honor de ayudarla.” [Gynocentric etiquette for men – 1847]

“En el curso familiar de una sociedad, un hombre bien criado va a ser conocido por la delicadeza y deferencia con la cual se comporta con las mujeres. Que un hombre merezca ser mirado como alguien muy deficiente en cuanto a respeto, quien tome ventaja física de algún miembro del sexo débil, o quien ofrezca algún desliz hacia ella. Las mujeres buscan con razón, la protección de un hombre. Es la providencia del marido proteger a su esposa de cualquier herida; del padre proteger a su hija; del hermano tiene el mismo deber hacia su hermana; y en general, cada hombre debería, en este sentido, ser el campeón y amar a cada mujer. No sólo él debería estar listo para proteger, sino que debe estar deseoso de complacer y estar dispuesto a sacrificar gran parte de su comodidad personal si al hacerlo él puede incrementar la comodidad de cualquier mujer que se encuentre en su compañía. Poniendo estos principios en práctica, un hombre bien criado, en su propia casa, va a ser amable y respetuoso de su comportamiento con cada mujer en su familia. Él no va a usar lenguaje soez incluso si es para expresar insatisfacción sobre la conducta de ellas. Durante la conversación, él se va a abstener de cualquier tipo de alusión que sonroje la modestia. Él va, tanto como pueda, ayudar al trabajo de ella con asistencia voluntaria y alegre. Él va a conceder a ellas cada pequeña ventaja que pueda ocurrir en la vida doméstica:- el asiento más cómodo, si hay una diferencia; él lugar más cómodo cerca de la fogata en invierno;  y cosas así.” [Gynocentric etiquette for men – 1847]

“Siempre debes de tener en cuenta el supuesto de que la superioridad social de la mujer yace en la raíz de estas reglas de conducta.” [Gynocentric etiquette for men – 1847]

Una razón para el declive de la caballerosidad masculina es que la recompensa se desvaneció. Las mujeres ya no reciprocan la caballerosidad vía gestos anticuados como cocinar, limpiar la casa, alabar y mostrar afecto, cosas que podrían haber ocurrido en la era de los comentarios que he mostrado. Hoy ni siquiera reciben el gracias… ¿alguien se pregunta el por qué los hombres ven a la caballerosidad como un mal trato? La comida, las flores, ser un esclavo en el trabajo, la deferencia es mejor gastada en uno mismo.

A pesar de que la preocupación sobre el declive de la caballerosidad, las mujeres parecen estar haciéndolo muy bien ellas solas: están bien provistas de bienes materiales, muestran cada vez más libertad corporal y orgullo por sus cuerpos y su entrada en la fuerza laboral y las carreras es algo sin precedente. La sociedad continúa consintiéndolas como siempre – o a veces más.

Lo que uno podría preguntarse sobre este hecho es que si la caballerosidad meramente da la apariencia de estar en declive ¿y si las mujeres la están recibiendo de otra fuente? Mi observación – obvia para muchos en este movimiento es que han logrado una nueva y rica fuente de caballerosidad.

Del Esposo Sam al Tío Sam

Este es el titular de un capítulo del libro del Dr Warren Farrell, el Mito del Poder Masculino, donde él describe como los hombres se han esforzado tradicionalmente para que el gobierno, centrado en las mujeres, actúe como agentes proxy en la esfera política. Este comportamiento, explica Farrell, está basado en la tradición caballerosa de que los hombres sirvan a las necesidades de las mujeres. El siguiente pasaje del libro de Farrell, explica este fenómeno:

“¿Acaso el hecho de que la mayoría de los legisladores sean hombres prueba de que los hombres están a cargo y pueden elegir si y cuando proteger los intereses de las mujeres? En teoría, si. Pero hablando en la práctica del sistema legal americano no puede ser separado del votante. Y en las elecciones presidenciales de 1992, el 54 por ciento de los votantes eran mujeres, el 46 por ciento eran hombres. (las mujeres que votan superan a los hombres por más de 7 millones). En general, un legislador es para un votante lo que un chofer es para un jefe – ambos dan la apariencia de estar a cargo pero ambos pueden ser despedidos si no van a donde se les dice. Cuando los legisladores no dan la apariencia de proteger a las mujeres, es casi siempre porque las mujeres difieren en cuanto a lo que constituye protección. (Por ejemplo, las mujeres votaron casi igualmente por Republicanos y Demócratas durante la combinación de las cuatro elecciones previas a Clinton).”

El Gobierno como Esposo Substituto hico para las mujeres lo que los sindicatos aún no han logrado para los hombres. Y los hombres pagan el precio por los sindicatos; los contribuyentes pagan el precio por el feminismo. El feminismo y el gobierno pronto se convertirán en sindicatos pagados para las mujeres. Los partidos políticos se han convertido en dos padres en una batalla por la custodia, cada uno compitiendo por el amor de su hija al prometerle hacer más cosas por ella. ¿Qué tan destructivo es esto para las mujeres? Hemos restringido a los humanos de darle comida “gratis” a los delfines y osos porque sabemos que semejante alimentación los haría dependientes y los llevaría a su extinción. Pero cuando se trata de nuestra propia especia, tenemos dificultad al ver la conexión entre gentileza al corto plazo y crueldad al largo plazo: le damos dinero a las mujeres para que tengan más niños, haciéndolas más dependientes con cada niño y las desinsentivamos para que desarrollen las herramientas para que se mantengan solas. La verdadera discriminación contra las mujeres es “comida gratis”.

Irónicamente, cuando los partidos políticos o padres compiten por el amor de las mujeres al competir por darles cariño, el resultado no es gratitud sino que se crean con derecho a más. Y el resultado no va a ser gratitud, porque el partido político, al igual que el padre necesitado se vuelve inconscientemente dependiente de mantener a la mujer dependiente. Lo cual convierte a la mujer en “el otro” – la persona al a cual le dan, no participación igualitaria. En el proceso, falla en hacer el trabajo de cada padre y cada partido político – criar a un adulto y no mantener a una niña.

Pero aquí está el problema. Cuando una niña que se cree con derecho a privilegios tiene la mayoría de los votos, el problema ya no es si hay un patriarcado o un matriarcado – tenemos un victimarcado. Y las mujeres-como-niñas quienes genuinamente se sienten como víctimas porque nunca aprenden a obtener todo por sí mismas aprenden a esperar que se los den. Bueno, ella aprende a obtenerlo por ella misma al decir “es el derecho de una mujer” – pero ella no siente la maestría que se genera de una vida de hacer las cosas por sí sola. E incluso cuando una cuota incluye a ella en el proceso de tomar una decisión, ella sigue estando enojada con el “gobierno dominado por hombres” porque ella siente que la condescendencia de haberle dado “igualdad” y la contradicción de que le dieron igualdad. Ella es todavía “el otro”. Entonces, con la mayoría de los votos, ella está controlando el sistema y al mismo tiempo está enojada con el sistema”. [The Myth of Male Power]

¿Necesitamos todavía más evidencia de “qué le pasó a la caballerosidad”? No sólo tenemos políticos quienes se han apoderado de la satisfacción caballerosa de las damas, parece ser que la izquierda y también la derecha política están compitiendo por el privilegio de servirlas. Esto lo puedo entender…¿ de qué otra forma los elijen?

Jousting-joust-knights-Wikipedia-commons

John Stuart Mill, un campeón del feminismo, motivó a cambiar la responsabilidad de la caballerosidad de las manos de cada hombre hacia las manos del marco legislativo del gobierno, argumentando que la caballerosidad no es siempre confiable y que debe dar cabida a algo más confiable, protección forzada por el estado y benevolencia hacia las mujeres. Él escribe:

“Desde la combinación de dos tipos de influencia moral ejercida por mujeres, nació el espíritu de la caballerosidad: la peculiaridad que está apuntada a los más estándares de características de guerra con la cultivación de unas virtudes totalmente diferentes – las de gentileza, generosidad y abnegación motivada por uno mismo hacia las clases no militares e indefensas generalmente, y en especial sumisión y adoración dirigida hacia las mujeres: quienes fueron distinguidas de las otras clases indefensas por las altas recompensas las cuales tenían en su poder voluntariamente para ungir en aquellos quienes se han esforzado para ganar sus favores, en lugar de exhortar su impotencia…

Los fundamentos de esta vida moral en los tiempos modernos debe ser la justicia y la prudencia; el respeto a los derechos de todos y la habilidad de cada uno para cuidar de si mismo. La caballerosidad se fue sin registros legales para todas las formas del mal en la cual reinó sin castigo a través de la sociedad; sólo incentivó a unos cuantos a tomar la preferencia a lo malo, al dirigirlo le dio los instrumentos de alabanza y admiración. pero la dependencia real de la moralidad siempre debe estar en las sanciones penales – su poder para disuadir del mal. La seguridad de la sociedad no puede descansar solamente en rendir honor a lo bueno, un motivo comparativamente débil en todos, salvo unos cuantos y en los cuales muchos no operan en los absoluto. [J. S. Mill: The Subjection of Women – 1869]

Ernest B Bax confirma que el comportamiento caballeroso de la izquierda y la derecha política eran en realidad, por sugerencia de Mill, muy encaminadas para el año 1907:

“Todos los partidos, todo tipo de condiciones de políticos, desde los que están a la moda y son conservadores occidentales, los filántropos hasta los clubes radicales de hombres trabajadores, parecen (o parecían hasta hace poco) que se han convertido en una conclusión unánime en un punto – para engañar que el sexo femenino está sufriendo bajo el peso de la opresión masculina.” [Essays: New & Old (1907), pp.108-119]

El feminismo recibe su fuerza de la caballerosidad, pero en lugar de solicitar caballerocidad de los hombres en la forma tradicional e interpersonal ha aprendido a obtenerla únicamente del gobierno – al mantener al gobierno secuestrado gracias a la sufragistas ganando el voto para las mujeres ginocéntricas.

En lugar de los hombres cediendo sus asientos en los buses, el gobierno ahora provee asientos en asambleas legislativas y en mesas de directorio vía cuotas. En lugar de los hombres abriendo puertas de carros para las mujeres, el gobierno le abre las puertas a las mujeres en las universidades y en los trabajos a través de la acción afirmativa. En lugar de que los hombres sean los únicos protectores de las mujeres en cuanto a violencia, el gobierno ahora las protege con un ejército de policías quienes reciben entrenamiento especial para servir a las acusaciones de las mujeres (o incluso y por sobre crímenes serios). En lugar de que los hombres provean los gastos para el día a día, el gobierno ahora provee beneficios sociales y compensaciones por la “brecha salarial”. Etc…. el gobierno es el esposo substituto.

Todo esto complementa la presión del feminismo a la izquierda y la derecha hacia un liderazgo caballeroso. La única diferencia entre los dos lados de la política es que la izquierda es más psicópata en su entrega de las reglas caballerosas – y la derecha es más heroica en su entrega de la caballerosidad. El mismo ginocentrismo, pero caballero diferente.

obama-signs-order-creating-white-house-council-on-women-and-girls-via-wikimedia

 

 

 

 

Firmando el Consejo de la Casa Blanca para Mujeres y Niñas

La caballerosidad ginocéntrica fue una idea desequilibrada desde el principio. Los hombres ahora se están alejando de esa costumbre, y podemos añorar por la época en la cual ambos lados de la política hagan lo mismo. Tal vez cuando el creciente ejercito de herbívoros genere un colapso en los ingresos entonces ellas verán la luz. Hasta entonces, no les demos un pase a las feministas en su declaración de que ellas no quieren caballerosidad… ellas simplemente encontraron una nueva fuente.

http://www.avoiceformen.com/misandry/chivalry/what-ever-happened-to-chivalry/

 

Línea de Tiempo de la Cultura Ginocéntrica

La siguiente línea de tiempo ilustra detalladamente el nacimiento de la cultura ginocéntrica junto con los eventos históricos significativos que aseguraron su supervivencia. Antes del año 1200 d.C., simplemente no existía una cultura ginocéntrica ampliamente extendida, a pesar de la evidencia que existe de actos y eventos ginocéntricos aislados. Fue tan sólo hasta la Edad Media que el ginocentrismo desarrolló una complejidad cultural y se volvió una norma cultural ubicua y duradera.

dtfjugjcd

1102 d.C.: El meme del Ginocentrismo es introducido por primera vez

Guillermo IX, Duque de Aquitania, el señor feudal más poderoso de Francia, escribió los primeros poemas de trovador y es ampliamente considerado como el primer trovador. Separándose de la tradición de luchar guerras en nombre del hombre, del rey, de Dios y del país, se dice que Guillermo tenía la imagen de su señora pintada en su escudo, a quien él llamaba midons (mi Señor) diciendo que “era su deseo llevarla en batalla, así como ella lo había cargado a él en la cama.” (1)

1168 – 1198 d.C.: El meme del Ginocentrismo se elabora, recibe patrocinio imperial

El meme del ginocentrismo se populariza aún más y recibe patrocinio de la nieta de Guillermo, la Reina Eleonor de Aquitania, y de la hija de ésta, Marie (2). En la corte de Eleonor, en Poitiers, ella y Marie terminaron el trabajo de adornar el código militar cristiano de caballería con un código de amantes románticos; con ello pusieron a la mujer en el centro de la vida cortesana, y al amor en el trono de Dios mismo – y al hacerlo, cambiaron la cara de la caballería para siempre. Los eventos claves son:

– 1170 d.C.: Eleonor y Marie establecieron las Cortes de Amor formales, presididas por ellas mismas y un jurado de 60 mujeres de la nobleza, quienes investigaban y pasaban sentencias en disputas de amor de acuerdo al nuevo código que gobernaba las relaciones entre géneros.

– 1180 d.C.: Marie encomienda a Chrétien de Troyes para que éste escriba Lancelot, El Caballero de la Carreta, una historia de amor sobre Lancelot y Guinevere en la que se elaboraba la naturaleza de la caballerosidad ginocéntrica. Chrétien de Troyes abandonó este proyecto antes de completarlo porque se oponía a la aprobación implícita que recibía la relación adúltera entre Lancelot Y Guinevere que Marie le había mandado escribir. Pero la aprobación de la leyenda era irresistible – poetas posteriores completaron la historia en representación de Chrétien, quien también escribió otros romances famosos, incluyendo Eric y Enide.

– 1188 d.C.: Marie ordena a su capellán Andreas Capellanus escribir El Arte del Amor Cortesano. Esta guía de los códigos caballerescos de amor romántico es un documento que podría pasar como contemporáneo en casi todos los aspectos, excepto por las conjeturas y estructuras de clase anticuadas. Muchos de los consejos en el “libro de texto” de Andreas venían evidentemente de las mujeres que habían mandado realizar el escrito (3).

1180 – 1380 d.C.: La cultura ginocéntrica se expande por Europa

En doscientos años, la cultura ginocéntrica salió de Francia para instituirse en todas las principales cortes de Europa, y de ahí llegó a capturar la imaginación de hombres, mujeres y niños de todas las clases sociales. De acuerdo a Jennifer Wollock (4), la continua popularidad de las historias de amor caballerescas también se confirma por los contenidos de las bibliotecas de mujeres de la Edad Media tardía, literatura que tenía un substancial público femenino, incluyendo a las madres que les leían a sus hijas. Aparte del creciente acceso a la literatura, los valores de la cultura ginocéntrica se difundieron a través de la interacción diaria entre la gente en la que creaban, compartían y/o intercambiaban la información y las ideas.

1386 d.C.: Se forma el concepto Ginocéntrico de “caballero”

Acuñado en los años de 1200, la expresión “Hombre Gentil [Gentil man en inglés]” pronto se volvió sinónimo de caballería. De acuerdo al Diccionario Oxford la palabra gentleman llegó a referirse a “un hombre con instintos caballerescos y buenos sentimientos” en 1386. Por lo tanto, gentleman implica un comportamiento caballeresco y sirve a su vez como su sinónimo; un significado que perdura hasta nuestros días.

1400 d.C.: El comienzo de la Querelle des Femmes

La Querelle des Femmes o la “controversia femenina” técnicamente tuvo su comienzo en 1230 d.C. con la publicación del Romance de la Rosa. Sin embargo, fue la autora francoitaliana Cristina de Pizán quien en 1400 d.C. llevó la discusión prevalente sobre las mujeres a un debate que continúa resonando en la ideología feminista de hoy en día (aunque algunos autores afirman, de manera poco convincente, que la querelle llegó a su fin en los años de 1700). El tema básico de esta controversia de siglos giraba, y continúa haciéndolo, alrededor de la defensa de los derechos, del poder y del estatus de las mujeres.

Siglo 21: El Ginocentrismo continua

La cultura del ginocentrismo, que ya cumple 800 años, continúa gracias a la ayuda de los tradicionalistas, ansiosos de preservar las costumbres, las maneras, los tabúes, las expectativas y las instituciones ginocéntricas, con las cuales tienen tanta familiaridad; y también con la ayuda de feministas que continúan encontrando nuevas y a menudo novedosas maneras de incrementar el poder de las mujeres con la ayuda de la caballerosidad. El movimiento feminista moderno ha rechazado algunas costumbres caballerescas tales como abrirle la puerta del carro a una mujer, o cederle el puesto en el bus; sin embargo, continúan apoyándose en “el espíritu de la caballerosidad” para obtener nuevos privilegios para las mujeres: abrir la puerta de los carros se transformó en abrir la puerta en universidades o empleos a través de la discriminación positiva; y ceder el asiento en buses se transformó en ceder los asientos en juntas directivas y en partidos políticos a través de cuotas. A pesar de las diversas metas, el ginocentrismo contemporáneo sigue siendo un proyecto para mantener e incrementar el poder de las mujeres con la ayuda de la caballerosidad.

Fuentes:

[1] Maurice Keen, Chivalry, Yale University Press, 1984. [Nota: 1102 d.C. es la fecha atribuida a la escritura de los primeros poemas de Guillermo].

[2] Las fechas 1168 – 1198 cubren el periodo que empieza con la época de Eleonor y Marie en Poitiers hasta la fecha de la muerte de Marie en 1198.

[3] Jeremy Catto, Chivalry: The Path of Love, Harper Collins, 1994.

[4] Jennifer G. Wollock, Rethinking Chivalry and Courtly Love, Praeger, 2011.